IMPORTANCIA DE LA LINFADENECTOMÍA EXTENDIDA LAPAROSCOPICA EN EL CANCER GÁSTRICO. ¿NUESTRA GRAN ARMA TERAPÉUTICA?

M. Toledano Trincado*; J.R. Gómez López*; J. Sánchez González***; M.L. Martín Esteban*; M.A. Montenegro Martín*; P. Concejo Cutoli*; J. Cuevas González**; M. Durán Álvarez**; J.C. Martín del Olmo*.

Servicios de Cirugía General y del Aparato Digestivo (*) y de Anatomía Patológica (**), Hospital de Medina del Campo, Valladolid, España. *** Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, Hospital Universitario Río Hortera, Valladolid, Valladolid, España.

Correspondencia: mtolet11@gmail.com (Miguel Toledano Trincado).

Cáncer de estómago, linfadenectomía, linfadenectomía extendida, D2, laparoscopia

 

Introducción: La linfadenectomía extendida puede ser una herramienta eficaz contra la progresión del cáncer gástrico. La correcta realización requiere experiencia y dedicación. Su complejidad técnica, asociada a la dificultad en la reconstrucción del tránsito tras la gastrectomía, hace que el abordaje laparoscópico esté tardando en implantarse en nuestros hospitales. Analizamos las enseñanzas de analizar nuestros datos, obtenidos en un Hospital Comarcal.

Material y métodos: Realizamos un estudio prospectivo descriptivo sobre 90 pacientes intervenidos durante 11 años de gastrectomías por vía laparoscópica. Los datos de las 181 variables se analizan con SPSS® y son recogidos previamente con ACCESS®.

Resultados: La edad media fue de 69.5 años, 51.7% son varones, con predominio de riesgo anestésico ASA II en el 50.6% y el síntoma más frecuente fue el síndrome constitucional. La localización más frecuentes de la lesión fue en cuerpo y antro gástrico con predominio por tanto de las resección subtotales (49.4%), y el tipo de reconstrucción predominante fue el Bilrroth III o Y de Roux (61.7%). El 30.3% tenía cirugía abdominal previa y la tasa conversión fue del 10.1%. El 71.2% fue cirugía resectiva con intención curativa, la linfadenectomía realizada en las gastrectomías oncológicas R0 fue D1 en el 35.6%, D1+ en el 40% (incluyen los grupos 7+8), D1++ en el 8.9% (incluye grupo 9) y D2 en el 15.6% (incluyen grupos 11+12). El estadio TNM más frecuentemente encontrado fue T3 (26.7%) y N0 (27.8%). El tiempo quirúrgico medio fue de 266 min. La estancia postoperatoria 12 días con comienzo de tolerancia oral medio a los 5 días y necesidades de analgésicos de segundo escalón de 3 días. La morbilidad, en las gastrectomías con intención curativa, fue del 28.9%, con una mortalidad del 4.4%, un índice de fístulas anastomóticas que precisaron reintervención del 8.5%, abscesos pancreáticos 4.2% y duodenales 12.7% controlados radiológicamente. La tasa de reintervenciones fue del 18.5%.

Con un tiempo de seguimiento medio de 35.4 meses (1-140), la supervivencia libre de enfermedad a los 5 años es del 60%. Observamos, según adquirimos experiencia, una tendencia a la mejora en la tasa de conversión, más reconstrucciones BIII y linfadenectomías más extendidas, sin un aumento significativo de la morbillidad y con mayor número de adenopatías obtenidas.        

Conclusiones: En nuestro estudio el aumento de la experiencia permitió un aumento en el número de linfadenectomías ampliadas y la obtención de un mayor número medio de gánglios en cada caso, sin aumentar la morbilidad quirúrgica. La cirugía mínimamente invasiva, una vez superada la curva de aprendizaje, nos permite hacer disecciones linfáticas minuciosas.

Para muchos autores, la linfadenectomía en el cáncer gástrico con intención curativa debe ser extendida porque la supervivencia parece mayor. Pensamos que la linfadenectomía extendida laparoscópica es actualmente una gran arma terapéutica para impedir la progresión de la enfermedad en la cirugía curativa del cáncer gástrico.

 

Trabajo completo