VIDEOATLAS LUBECK: UN NUEVO LENGUAJE PARA UNA NUEVA CIRUGÍA

Mauro Pinho, Miguel Pedroso.

Instituto Lubeck, Itu, Sao Paulo, Brasil.

Correspondencia: mauropinho@institutolubeck.com.br (Mauro Pinho).

Cirugía laparoscópica, estandarización, colectomía derecha, videoatlas.

 

Ver vídeo

Introducción:

El acto quirúrgico representa una de las más perfectas formas de unión entre la ciencia y el arte. A pesar de basarse en aspectos esencialmente científicos, el éxito de una operación dependerá en última instancia de la habilidad del cirujano en realizar un procedimiento técnicamente correcto, incluyendo las resecciones, disecciones y suturas.

A partir de principios del siglo XX, cuando la evolución de la ciencia quirúrgica permitió el desarrollo de operaciones cada vez más complejas, se hizo evidente la necesidad de registrar en la forma de dibujos las diferentes etapas de cada procedimiento, para posibilitar que otros cirujanos pudieran reproducirlo. Surgieron entonces los diversos atlas quirúrgicos, desafiando a artistas a producir imágenes de vísceras y otros elementos anatómicos progresivamente alterados por la acción de las maniobras quirúrgicas. Estos libros se tornaron esenciales para la formación de los cirujanos hasta la actualidad, presentando desde simples procedimientos ambulatorios hasta complejas resecciones hepáticas o pulmonares.

Con el progreso y expansión de nuevos recursos tecnológicos como la fotografía, películas y vídeos, éstos se añadieron a los antiguos dibujos con el objetivo de posibilitar imágenes más precisas, suponiendo un importante avance para el aprendizaje quirúrgico.

La introducción de la videolaparoscopia a partir de los años 90 representó una gran revolución, reduciendo el trauma quirúrgico y sus consecuencias. Se debe reflejar, sin embargo, su enorme impacto sobre aspectos técnicos del acto quirúrgico y, por consiguiente, sobre el propio cirujano. Para este, la seguridad del contacto directo de las manos sobre los tejidos fue sustituida por pinzas delgadas y largas actuando sobre vísceras y vasos sanguíneos en el interior de cavidades (abdominales y torácicas) cerradas. La amplia visión proporcionada por las grandes incisiones fue sustituida por un campo óptico bastante limitado, ocultando frecuentemente las maniobras ejecutadas por los asistentes. Destaca sobremanera que la responsabilidad de visualizar el campo quirúrgico fue completamente transferida al asistente, generando una extraña y delicada asociación de manos orientadas por ojos ajenos.

Ante esta nueva situación, se hizo evidente la dificultad encontrada por los cirujanos para reproducir estas operaciones a partir de la simple observación de imágenes, ya fueran estáticas o incluso grabadas en videos. En otras palabras, considerando la complejidad de los nuevos procedimientos videolaparoscópicos, no basta al cirujano una demostración sobre qué hacer. Son necesarias otras informaciones adicionales para que pueda comprender cómo hacerlo. Es imprescindible, por tanto, la percepción integrada de las acciones a ser ejecutadas en dos ambientes distintos, siendo uno de ellos, externo, visualizado directamente por todo el equipo, y otro interno, transmitido por la cámara en el interior de las cavidades. ¿Cómo posicionar al equipo en cada momento? ¿Cómo movilizar adecuadamente la mesa quirúrgica para lograr una asociación perfecta con la ley de la gravedad, una auxiliar de gran valor? ¿Cómo posicionar los diversos trócares y cómo obtener a través de ellos acciones optimizadas con nuestros instrumentos? ¿Cómo familiarizarse con las imágenes de una nueva anatomía, observada por ángulos hasta entonces inaccesibles, partiendo de puntos de vista intracavitarios o retroperitonales?

Fue para atender a estas demandas que el Instituto Lubeck lanzó en 2007 sus primeros VideoAtlas, inicialmente para la realización de colectomías derechas y rectosigmoidectomías. Para ello, se realizó un gran esfuerzo en el sentido de presentar una estandarización rigurosa de secuencia de etapas y sus presentaciones expositivas, en forma de triangulaciones fácilmente memorizables y reproducibles. La nomenclatura de los puertos, identificación de pinzas, direcciones de movimientos y tracciones, demostración de planos de disección, y presentación de referencias anatómicas fueron agregadas a cada etapa, con el fin de facilitar el aprendizaje a través de un proceso descentralizado, ordenado y seguro.

 

Caso clínico:

Para que sea posible una comprensión práctica del método aquí mencionado, presentamos este vídeo que resume la estandarización propuesta para la realización de una colectomía derecha videolaparoscópica.

 

Discusión:

La divulgación de esta estandarización recibió una excelente recepción entre los cirujanos brasileños, motivando la creación del Curso ColoLap, destinado a la enseñanza ordenada y minuciosa de cada detalle de esta metodología. Realizado por primera vez en 2009, este curso ya fue completado en más de un centenar de ediciones en todo Brasil, extendiéndose en los últimos años para algunos eventos en España en ciudades como Sevilla, Toledo y Medina del Campo.

Con el objetivo de facilitar el acceso de los cirujanos, los VideoAtlas fueron inicialmente divulgados a través de CD-ROM, DVD y website. Posteriormente, se pusieron a disposición a través de la plataforma iBook, de cuya buena aceptación puede ser testigo las más de 16.000 descargas. De acuerdo con la evolución tecnológica, han sido recientemente incorporados a una aplicación, disponible gratuitamente para descargar en las plataformas Apple o Android, bajo el nombre "Videoatlas Lubeck de Laparoscopia".

Como consecuencia del éxito de esta metodología en la enseñanza de la cirugía colorrectal videolaparoscópica, se han producidos nuevos videoatlas para el aprendizaje de diversos procedimientos quirúrgicos, incluyendo desde hernias hasta resecciones pulmonares.

 

Conclusión:

Creemos que iniciativas como ésta contribuyen a posibilitar una curva de aprendizaje más rápida y segura, especialmente cuando se asocian a otras acciones de enseñanza y entrenamiento, tales como cursos y tutorías en sus diferentes formas.

 

Declaraciones y conflicto de intereses: Los autores no presentan conflicto de intereses con la Revista Electrónica ACIRCAL.

 

Referencias bibliográficas:

1.- Senagore AJ. Adoption of Laparoscopic Colorectal Surgery: It Was Quite a Journey. Clin Colon Rectal Surg. 2015; 28(3): 131-134.

2.- Ho VP, Trencheva K, Stein SL, Milsom JW. Mentorship for participants in a laparoscopic colectomy course. Surg Endosc. 2012; 26(3): 722-726.

3.- Surgical Care and Outcomes Assessment Program (SCOAP) Collaborative, Kwon S, Billingham R, Farrokhi E, Florence M, Herzig D, Horvath K, Rogers T, Steele S, Symons R, Thirlby R, Whiteford M, Flum DR. Adoption of laparoscopy for elective colorectal resection: a report from the Surgical Care and Outcomes Assessment Program. J Am Coll Surg. 2012; 214(6): 909-918.

4.- Ambrosetti P, Gervaz P. Laparoscopic elective sigmoidectomy for diverticular disease: a plea for standardization of the procedure. Colorectal Dis. 2014; 16(2): 90-94.

5.- O'Mahoney PR, Trencheva K, Zhuo C, Shukla PJ, Lee SW, Sonoda T, Milsom JW. Systematic Video Documentation in Laparoscopic Colon Surgery Using a Checklist: A Feasibility and Compliance Pilot Study. J Laparoendosc Adv Surg Tech A. 2015; 25(9): 737-743.

 

Descargar trabajo